Archivo de la categoría: sexualidad

impotencia sexual

¿Crees que eres Impotente?

¿Crees que eres Impotente?. Lo primero que viene a la cabeza al pensar en impotencia es que se trata de un problema sexual, que se manifiesta en ocasiones con los temidos“gatillazos” y que preocupan muchísimo a los hombres, pero también a las mujeres o parejas de estos hombres. Muchas tiendas eróticas o sex shop están especializadas en atender estos problemas ya que cuentan con médicos y sexólogos entre su plantilla.

La impotencia o disfunción eréctil es una pérdida o una imposibilidad de mantener o conseguir una erección, impidiendo que se pueda realizar una penetración. Las causas pueden ser múltiples, pero como muchísimos de los problemas sexuales, muchas veces tienen una causa más psicológica que física.

En este blog doy mucha importancia a la Comunicación en la pareja, la Autoestima como base importantísima en nuestras vidas, y a llevar una vida sana con la práctica de deporte moderado que ayude a mantenerse en forma y evitar el sobrepeso. Creo que son pilares fundamentales para que el cuerpo y la mente estén equilibrados y funcionen correctamente.

Lo mejor de la vida es poder ser felices, y si no escuchas a tu mente y a tu cuerpo y te conoces, probablemente podrás resolver los problemas con más dificultad.

Cuando un hombre no tiene erecciones cuando lo necesita, o cuando se estimula o le estimulan, y tiene menos de 40 años, lo más probable es que si no es hipertenso o diabético, la causa de su problema seguramente es psicológica. Y como ya te he contado en otros momentos, la palabra cura. Acudir a un terapeuta te ayudará a superar y resolver muchas cuestiones.

Cuando yo pienso en impotencia, no pienso sólo en un pene no erecto, sino en una incapacidad de la persona, en general, para afrontar o resolver. Puede que no tengas erecciones porque tampoco tienes una autoestima lo suficientemente fuerte para que te sientas capaz de comerte el mundo. Se puede ser impotente para realizar una penetración, pero también ser impotente para tener pareja o mantener una relación equilibrada y enriquecedora para los dos, para afrontar problemas cotidianos y para resolver, en general. Y seguramente todo gira en torno a una pescadilla que se muerde la cola: Autoestima Baja, Problemas de sobrepeso, falta de iniciativa y motivación, y lo más importante, Poco Amor por uno mismo.

Impotence-impotencia

Aunque te tomaras un fármaco como la viagra, eso no resolvería lo importante, lo profundo en ti. Todo problema tiene una causa, y es esa causa la que se debería encontrar para poder resolver el problema. De nada sirven los parches si no se ataja el problema de raíz.

Por eso la impotencia no es un problema insalvable, aunque a ti te lo parezca, te haga sentir muy mal y te impide mostrarte ante los demás sin máscara. Porque muchos hombres con este problema llevan una máscara, como pareciendo que no pasa nada, pero por dentro sufren muchísimo. También hay que entender que la hombría es algo muy sensible en los hombres, y si está dañada, es terrible para ellos.

La seguridad en ti mismo es una base que se construye, y tu pareja te puede ayudar, si te abres, si aceptas el cariño, el apoyo, y trabajas sobre tu persona, amándote y dejándote querer. Porque eres alguien que puedes conseguir lo que te propongas, que merece ser amado por ti mismo y por los demás. Busca ayuda y adelante.

Desde este blog hablo de sexo como algo importante que nos llena como personas, porque a mi me parece que así debe ser, y entre los jóvenes parece que el sexo es una carrera para obtener récords. Es demasiada presión para muchos hombres tener que ser un súper amante, ser un león o un toro en la cama. No se trata de eso, sino de pasarlo bien, en compañía. Demostrando, dando, recibiendo y sintiendo emociones. El placer del orgasmo es el regalo, pero el tiempo que dedicas a tocar, besar, chupar, acariciar, morder, sentir, en definitiva, es lo que nos llena verdaderamente. Céntrate en todo eso y verás como la erección volverá a aparecer y el orgasmo llegará, pero date tu tiempo, y aprende a conocer tu cuerpo y cómo sientes. Analiza tu frustración y lo que te la produce, mira hacia adentro de ti, y obtendrás respuestas de lo que te pasa afuera.

Hay hombres que no son impotentes de pene y si lo son en la vida. Lo emocional es lo que nos da respuestas, y es ahí donde hay que adentrarse. Conócete y aprende de ti. Es la clave para superar dificultades.

133470565_1371798305_540x540

La Risa y el Sexo

La risa y el sexo van de la mano, como un juguete sexual y un sexshop. Si te ríes, te relajas, te desinhíbes, te dejas llevar. Te acerca a esa persona y deseas estar a su lado. Reírse es la mejor medicina del mundo. Destensa hasta al más rígido. Desarma, es el antídoto contra la negatividad y es contagiosa. Llena de endorfinas y de felicidad. Ayuda a superar y a cambiar el modo en el que se resuelven los problemas.  Si después de unas risas no ves la vida de otra manera, es que no te has reído de verdad.

Es muy fácil acabar teniendo sexo si ha habido un rato de risas antes. Es una táctica de seducción muy efectiva. Te comunicas, sin pretensiones, de manera relajada, con autenticidad y siendo tú mismo. Así que si encuentras a un hombre o mujer con quien te rías, tendrás grandes posibilidades de que surja algo más. Sonríe más, ábrete más. Puede que acabes riendo a carcajadas y que surja una relación sexual.

¿Quién no te ha hecho cosquillas alguna vez en la cama, o las has hecho tú? La risa incita al contacto, desear tocarse, acariciarse, sonreír mientras te mira y tú miras. No garantiza que sea la relación sexual mejor de tu vida, pero seguro que la predisposición ayuda. Y seguro que quieres repetir con esa persona que te alegra la vida. Entabla vínculos de camaradería, sientes empatía, ganas de apoyar al otro, y es imposible no tocarse cuando la risa aparece entre dos personas.

la risa y el sexo 1

Reírse, hacer el ganso un poco,  relajarse en definitiva, hará que esos momentos te recarguen, te llenen. Poder ser uno mismo dejándote llevar por las emociones positivasdel momento. Así que, a reírse, todo lo que se pueda, hasta de uno mismo.

Sólo así se puede ver el mundo de otra manera, con otra perspectiva, con esperanza, con optimismo. Aléjate de la gente que no crea que el mundo puede ser mejor. Porque si que puede serlo. Comienza desde ti mismo, aportando un poquito cada día.

Cuando sonríes, se contagia. Cuando te ríes, atraes. Cuando nos reímos, nos tocamos, nos besamos, nos damos placer porque nos provoca momentos íntimos, positivos, llenos de pasión, ternura, alegría, alboroto, vida, en definitiva.

Practica el sexo y la risa. Vivirás más años y más feliz.