133470565_1371798305_540x540

La Risa y el Sexo

La risa y el sexo van de la mano, como un juguete sexual y un sexshop. Si te ríes, te relajas, te desinhíbes, te dejas llevar. Te acerca a esa persona y deseas estar a su lado. Reírse es la mejor medicina del mundo. Destensa hasta al más rígido. Desarma, es el antídoto contra la negatividad y es contagiosa. Llena de endorfinas y de felicidad. Ayuda a superar y a cambiar el modo en el que se resuelven los problemas.  Si después de unas risas no ves la vida de otra manera, es que no te has reído de verdad.

Es muy fácil acabar teniendo sexo si ha habido un rato de risas antes. Es una táctica de seducción muy efectiva. Te comunicas, sin pretensiones, de manera relajada, con autenticidad y siendo tú mismo. Así que si encuentras a un hombre o mujer con quien te rías, tendrás grandes posibilidades de que surja algo más. Sonríe más, ábrete más. Puede que acabes riendo a carcajadas y que surja una relación sexual.

¿Quién no te ha hecho cosquillas alguna vez en la cama, o las has hecho tú? La risa incita al contacto, desear tocarse, acariciarse, sonreír mientras te mira y tú miras. No garantiza que sea la relación sexual mejor de tu vida, pero seguro que la predisposición ayuda. Y seguro que quieres repetir con esa persona que te alegra la vida. Entabla vínculos de camaradería, sientes empatía, ganas de apoyar al otro, y es imposible no tocarse cuando la risa aparece entre dos personas.

la risa y el sexo 1

Reírse, hacer el ganso un poco,  relajarse en definitiva, hará que esos momentos te recarguen, te llenen. Poder ser uno mismo dejándote llevar por las emociones positivasdel momento. Así que, a reírse, todo lo que se pueda, hasta de uno mismo.

Sólo así se puede ver el mundo de otra manera, con otra perspectiva, con esperanza, con optimismo. Aléjate de la gente que no crea que el mundo puede ser mejor. Porque si que puede serlo. Comienza desde ti mismo, aportando un poquito cada día.

Cuando sonríes, se contagia. Cuando te ríes, atraes. Cuando nos reímos, nos tocamos, nos besamos, nos damos placer porque nos provoca momentos íntimos, positivos, llenos de pasión, ternura, alegría, alboroto, vida, en definitiva.

Practica el sexo y la risa. Vivirás más años y más feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *