El despertar de Valentina

102142

Hola Buenas tardes a todos y todas

 

Han pasado ya dos años que sigo este club calladita, solo observando pero últimamente algunos de los relatos escritos por kimbocat me han animado a ser más partícipe de este club, tanto me ha animado que escribí este relato que espero que les guste no tengo mucha experiencia en esto de los relatos pero pues ahí va con mucho respeto.

 

EL DESPERTAR DEL VALENTINA

 

Valentina solía salir a correr todas las noches, disfrutaba de aquel momento donde solo era ella, su música y sus pensamientos. Diariamente hacia la misma rutina estirar un poco sus músculos fuertes, preparar su ipod y después de unos minutos de reflexión comenzaba a correr a un paso bastante veloz.

 

Por su parte Sebastián, tenía pocos días de haberse mudado a su nuevo apartamento, cansado de la mudanza, salió a tomar un pequeño descanso a aquel parque tan pintoresco que tenía enfrente, fue entonces cuando la vio pasar corriendo, parecía una potra salvaje con aquella piel morena clara que brillaba con el sudor era una mujer de estatura baja delgada pero con un cuerpo bien proporcionado de pechos medianos, firmes y altivos, un vientre plano su culo era redondo firme y aquellas piernas estilizadas de músculos fuertes y marcados. Sebastián la observo correr hasta que ella paro. Sin dejar de verla, se dio cuenta que ella vivía en el apartamento de enfrente y así los siguientes días la observo cada detalle cada gesto cada centímetro de su cuerpo pasó algunas semanas estudiándola cazando a su presa.

 

Llego el día Sebastián estaba listo decidido no dudo al verla salir como todos las noches fue tras ella hasta toparse justo frente a Valentina, ella paró y le sonrió.

 

Perdón no te vi estaba muy distraída estás bien

Si

 

Valentina lo observó con detenimiento él era un hombre bien parecido alto de cabellera castaña piel bronceada y un cuerpo bastante fuerte y marcado y al escuchar esa voz Valentina se ruborizo un poco fue como si algo despertara en su interior que aún no podía explicar.

 

Me acompañas se ve que eres rápida

Si vamos

 

Valentina sin pensarlo y fue tras de él, por alguna razón extraña se sentía atraída aquel hombre misterioso que no se dio cuenta que ya estaban bastante lejos, cuando por fin se detuvo miró a su alrededor y aquel parque tan pintoresco de hace unos minutos parecía un bosque tenebroso y oscuro. Sebastián giró hacia ella y la miró con aquellos ojos verdes felinos de cazador cuando va hacia su presa, valentina comenzó a sentirse nerviosa y algo asustada su corazón comenzó a latir más rápido de lo normal la respiración más agitada que hacía que su pechos subieran y bajaran lo cual a Sebastián lo excitaba más, el lugar era muy oscuro y solitario trato de observar a su alrededor y correr era lo bastante rápida como para escabullirse y ponerse a salvo.

 

-Que pasa sé que lo deseas lo puedo oler en tu piel lo puedo leer en tu mirada

 

Al escucharlo decir aquellas palabras de nuevo sintió que algo estaba despertando en ella que no entendía pero parecía excitarla y al mismo tiempo el temor corría por su venas busco una salida y cuando la encontró, salió corriendo lo más rápido que pudo. A Sebastián le gustaba ver como su presa salió corriendo aterrada como un corderito asustado, el juego había comenzado sonriendo espero un par de minutos y fue tras Valentina. Cuando se dio cuenta que aquel hombre no estaba más tras ella se sintió a salvo y se detuvo a respirar, de pronto sintió un empujón tan fuerte que la hizo chocar en el muro, Sebastián la tomo por las manos encima de su cabeza, se puso tan cerca que pudo sentir aquel miembro fuerte, grande y viril sobre su pelvis y con la otra mano le tapó la boca, Valentina a pesar de ser una mujer fuerte y atlética no lograba moverse para intentar escapar, Sebastián sentía como ella se retorcía para liberarse, se divertía viéndola luchar hasta que le susurro, eso es, eres una potra salvaje me gusta eso lo hará más divertido. Valentina entre el miedo y la adrenalina sintió cómo se iba lubricando mojando su tanga asustada y sorprendida… cómo era posible que aquella situación podía excitarla calentarla de esa manera, entonces de un empujón unos cuantos dedos entraron sin avisar en su coño, la embestida fue tan salvaje y brutal que la hizo gemir de dolor mezclado con placer, unas cuantas lágrimas brotaron de sus ojos y él volvió a susurrar lo ves no lo puedes negar bajo una de las manos de valentina y la puso en aquella poderosa espada viril se que la deseas pero no es el momento mi hermosa potra, si la quieres búscala estoy frente a tu apartamento este es el número puso un papel con el número y los detalles justo en aquel coño empapado la soltó y ella cayó al piso confundía excitada y queriendo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *